¿Querés ayudar a tus hijos a conseguir empleo?

Encontrar empleo es algo que puede implicar una serie de desafíos, de idas y vueltas, de frustraciones y alegrías. Pero, en definitiva, el hecho de buscar se va convirtiendo también en una experiencia en sí mismo. Por eso, cuando llega el momento en que los hijos pueden empezar a buscar trabajo, es posible que se los quiera ayudar para que puedan tener la mejor experiencia en este sentido.

¿Cómo ayudar a los hijos a buscar trabajo?

Hay un discurso generalizado que sostiene que uno tiene que poder hacer las cosas solo. Pero esto no es cierto. Las familias pueden ayudar a los hijos a conseguir el empleo que están buscando y a introducirse en el ámbito laboral. Es, también, una forma de brindar apoyo y de que se puedan sentir acompañados a lo largo de este proceso.  

Lo primero que debemos recordar es que, cuando ayudamos a los hijos a buscar empleo, ellos son los que deben hacer la mayor parte del trabajo. Los padres tienen que poder funcionar como retroalimentadores, como incentivo, como aliento y también como ideas a tener en cuenta, pero es algo que los hijos tienen que poder también enfrentar por su propia cuenta. Esto se debe a que los padres no van a poder estar presentes durante la entrevista laboral, ni tampoco podrán estar mientras ellos estén ya trabajando. Por eso, es importante generar un ambiente en el que ellos puedan tener apoyo pero, a la vez, sentirse independientes y sentir que pueden hacer cosas por su propia cuenta, para poder sentir seguridad sobre sí mismos.

Ayudar con el currículum

Algo en lo que se puede ayudar a los hijos es en la formulación del currículum. Esto se debe a que podemos contar con más experiencia relacionada a cómo este debe ser. De todos modos, es importante recordar que el currículum debería ser personalizado para cada empresa y puesto de trabajo en particular. Por eso, es muy importante incentivar que los hijos hagan un trabajo de investigación de cada empresa para la que se quieran postular, a fin de poder armar un CV y una carta de presentación adecuada para cada caso. Esta tarea, además, les va a ir dando la experiencia que necesitan en este campo.

Dentro del currículum de un adolescente o joven que se está introduciendo por primera vez en el mercado laboral, es evidente que la experiencia en este sentido no va a ser lo más importante. Por eso, algunas de las cosas que se pueden incluir en el CV están más vinculadas a estudios y también a habilidades. Por ejemplo, si se está estudiando una carrera, es importante que esto aparezca. También pueden aparecer cosas tales como:

  • El promedio de calificaciones en caso de que sea bueno
  • Los trabajos que se hayan hecho como voluntario
  • Experiencias laborales aunque sean pequeñas
  • Participación en clubes o actividades extracurriculares

También es posible incluir determinadas habilidades, especialmente aquellas que puedan ser adecuadas para cada puesto de trabajo en particular. Por ejemplo, si se busca un empleo relacionado con el área de cuidados, se puede agregar que se tiene buen vínculo con los niños. En caso de que sea un empleo de ventas o de atención al público, se puede mencionar que se es una persona responsable, amable y extrovertida, entre otras posibilidades.

1 comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *