Las mejores maneras de cambiar de profesión

Es frecuente que, en distintos momentos de la vida, las personas consideren que es momento de cambiar de profesión. Pero esto es algo que puede generar mucho miedo. Es común que las personas decidan quedarse en una misma área por miedo a fracasar en el intento de cambiar de carrera por algo que sea muy diferente. Pese a ese miedo o ese vértigo que puede generar la idea de cambiar de profesión, a veces, nos encontramos en un punto en el que empezamos a odiar nuestro trabajo, en el que nos cuesta hacerlo y, por sobre todas las cosas, en el que nuestro trabajo nos genera malestar. Cuando esto pasa, quizás es momento de plantearse un cambio, incluso con el miedo que eso pueda llegar a generar.

¿Cómo cambiar de profesión?

Cuando ha llegado ese punto en el que se siente que ese trabajo no va para más, puede ser momento de un cambio. Lo que debemos advertir es que es frecuente que amigos y familiares sientan que se trata de una decisión demasiado arriesgada. Si esto pasa, pese a las dificultades que pueda representar, es importante hacer un esfuerzo para mantenerse en la línea de los propios deseos y animarse al cambio. Por eso, a continuación, vamos a darte algunos consejos a considerar para que puedas animarte al cambio de profesión.

Dedicar tiempo a pensarla

Una buena forma de acompañar esta decisión es comenzando un proceso terapéutico. Muchas veces, estos pueden ayudarnos a sostenernos en nuestro deseo, pero también a encontrarlo cuando no tenemos en claro qué es lo que en realidad queremos. El cambio de profesión, además, es algo que no se debe tomar a la ligera y que va a necesitar algo de tiempo para pensar qué es lo que en realidad queremos hacer. Por eso, lo que recomendamos es mantener el empleo mientras se dedica este tiempo a pensar en qué es lo que queremos hacer. Una vez que ya tengamos la certeza y la seguridad de lo que queremos, podemos decidir hacer los cambios necesarios en este aspecto.

Investigar

Ya en claro qué es lo que se quiere hacer, es momento de pensar en el cómo. Por eso, es importante dedicar un tiempo a investigar cómo se compone el sector, qué conocimientos son necesarios, cuáles son las formas de introducirse, si hay que comenzar un proceso de formación o estudio nuevo, entre otras cosas. Con la nueva profesión decidida, hay que conocerla bien y conocer su ámbito de aplicación, para poder formarnos y tomar decisiones en relación con esto.

Estudiar

Muchas veces, un cambio de profesión puede necesitar que estudiemos una nueva carrera o que hagamos nuevos cursos o procesos de formación. Al evaluar esto, tenemos que pensar si ese estudio nos representa gastos que podemos enfrentar, si tenemos el tiempo para eso y si estamos dispuestos a sostenerlo.

Re-enfocar la búsqueda

Siguiendo los pasos mencionados con anterioridad, es momento de re-enfocar la búsqueda de trabajo. El primer paso puede tener que ver con hacer de nuevo el currículum, pero pensándolo de cara a una profesión completamente diferente a la que se tenía. Como sabemos, el currículum va a ser diferente según el sector para el que se quiera aplicar. Por eso, pensar de nuevo el CV y la forma de buscar trabajo va a ser un paso fundamental para comenzar a introducirse en la nueva profesión.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *